Dando clases a niños japoneses

Aprovechando que estamos dando un repaso en vídeo por las actividades de La Janda publicamos esta grabación de una escena en una clase muy especial. En nuestro centro estamos acostumbrados a tener alumnos de muchos países diferentes y en los quince años que llevamos en funcionamiento calculamos que habrán pasado estudiantes de unas cuarenta nacionalidades distintas. Pero hasta ahora no habíamos tenido estudiantes tan jóvenes y tan despiertos. Una pequeña muestra con Kain, Soto y Rocío:

7 comentarios:

el blog de Lola dijo...

¡Qué envidia! (por los niños, más que por la profesora, aunque también)

eq dijo...

jeje, cómo le vacilan a la profesora Sato. Lo de los japoneses y la nariz es digno de estudio. Es para tirarse por los suelos cuando te diriges a ellos en clase y se tocan la nariz con un dedo dicendo "¿Yo?" A mí lo que me sale es llamarlos Totoro y Benji.

Amparo dijo...

¡Vaya par de dos! ... llegarán lejos, seguro.

Francisco Herrera dijo...

No podéis ni imaginaros cómo lloraban ayer los pobres cuando terminaron su curso. La verdad es que ha sido toda una experiencia, no sólo para la profesora, para todo el centro.

Carmen dijo...

Están para comérselos (¡con salsa de soja!). Una pregunta: ¿de dónde habéis sacado esas fichas? Es que a veces me toca dar clases a niños y no sé qué hacer...

Francisco Herrera dijo...

Las fichas son de una baraja de lectura (para niños españoles) que sacó Anaya hace tiempo. Un saludo.

Carmen dijo...

Muchas gracias, Francisco.