Los blogs y la podología

Me ha gustado mucho la entrevista que Jordi Abad le ha hecho a Enrique Dans para Un Podcast Más, a pesar de que el sonido se iba y volvía continuamente. De todo lo que nos ha contado el profesor del Instituto de Empresa me quedo con esta declaración:

ELE 2.0
No puedo estar más de acuerdo. No se trata de lo inteligente que seas, ni de lo bien que lo comuniques, es tu facilidad para colaborar en la creación del conocimiento colectivo. No es la erudición, amigo, es la cooperación.

5 comentarios:

Jordi Abad dijo...

Me alegra saber que te ha gustado la entrevista que le hice a Enrique Dans.

De todas maneras, me preocupa lo que comentas del sonido puesto que eres la primera persona que lo dice. ¿El sonido se iba y volvía continuamente? Yo lo escucho perfectamente. De ahí, mi preocupación. ¿Ha sido muy molesto? ¿Sucede durante todo el podcast?

Un saludo!

Francisco Herrera dijo...

En mi iPod la voz de Dans sube y baja continuamente, como si se estuviera alejando y acercando al micrófono todo el tiempo. En el ordenador no se nota tanto. Puede que sea un problema, de todos modos, de mi reprodctor.

Lo que es seguro es que el contenido está muy bien.
Un saludo.

eq dijo...

Sí y no. Es la cooperación, claro, pero es también la inteligencia, la distribución de funciones y las herramientas.

Para decirlo coloquialmente, veo que Victoria y tú sois los más "radicales" en esto, los que llevais a Siemens más al extremo.

Pero sin los otros tres factores me parece que todo se queda en una utopía a lo Krashen, que luego tiene que venir Long con las rebajas. Yo creo que la colaboración funciona siempre y cuando se elijan las herramientas adecuadas, se acumule el talento (cinco tontos no creo que produzcan nada interesante, cinco personas diferentes pero con ideas inteligentes sí que lo hacen) y exista una distribución de funciones: hay quien sabe sintetizar, hay quien sabe repartir, hay quien sabe conectar, etc...

Pero vamos, son matices, querido Francisco, "small things". Lo importante ahora es aunar esfuerzos bajo principios compartidos. Creo que merece muchísimo la pena tirar p´alante, ¿verdad? Por mí no va a quedar.

Francisco Herrera dijo...

Por supuesto, y buscar siempre los puntos comunes para construir y las disensiones para crecer. No me preocupa trabajar en equipo con personas que no comparten mis ideas al 100% (¡ni siquiera al 70%!).

Leonor Quintana dijo...

Interesante y muy acertada la opinión de E. Dans!

Seguro que hay que imponerse límites, pero ojalá pudiera escuchar, no ya a 5 sino a 5.000!

¿Será que -a mi edad- tengo la cabeza vacía? El caso es que siento que tengo mucho que aprender de absolutamente TODOS!!!

Un cordial saludo, Francisco.