Másters del Universo ELE

Es evidente que en los últimos años la demanda de formación académica específica para ser profesor de español como lengua extranjera ha tenido un desarrollo espectacular, al menos en números. Lo que no tengo tan claro es si la calidad también se ha disparado de esta manera. Como yo soy de la vieja escuela, en mis tiempos uno se doctoraba y santas pascuas. Pero ahora hay una vasta oferta de posgrados, más o menos relacionados con el mundo de ELE, y es habitual que tanto en los foros digitales como en los corrillos profesionales surja la duda: ¿qué máster me recomiendas? Y aquí empieza la discusión. Lo primero que yo siempre desaconsejo es hacer uno de esos programas multidisciplinares que tanto abunda últimamente y no porque intenten abarcar mucho sino simplemente porque no sirven para nada. Hay que tener en cuenta que esperamos de un posgrado una preparación profesional real y para eso es inevitable la superespecialización. Hay tres cosas que se le deben exigir a un buen programa de máster:

a) un programa amplio y actualizado
b) un equipo docente reputado y con experiencia en ELE
c) unas prácticas profesionales en centros ELE

El primer punto parece obvio pero no lo es siempre. Hay que tratar todos los temas relacionados con la didáctica de lenguas extranjeras, incluso con temas algo más alejados de nuestro centro de interés pero imprescindibles para la realidad del aula como los estilos de aprendizaje o las dinámicas de grupo. Quien piense que por tener el CAP ya puede entrar en clase y soltar el rollo las lleva claras. El programa debe estar actualizado porque no se concibe que una persona acabe uno de estos másters y no sepa lo que es la gramática cognitiva o el enfoque léxico.

La segunda exigencia es quizás la más peliaguda. Excepto casos que se cuentan con los dedos de una mano, la mayoría de los programas de posgrado se arman con profesores que están especializados en lingüistica (con un poco de suerte en pragmática) o en filología y que rara vez pueden demostrar haber dado más de, pongamos, trescientas horas de clase de español para extranjeros. La cuestión de que tengan una reputación en su especialidad no implica que sólo los grandes dinosaurios ELE (dicho esto con cariño) estén capacitados para dar clase a los nuevos profesionales del español, pero si a los alumnos se les exige a los profesores más todavía. Otra cosa es que la política empresarial (sí, empresarial) de los departamentos universitarios obligue a "usar" profesores que aunque tengan poca relación con el programa tienen que completar horas por contrato. Esa práctica, tan extendida como difícil de denunciar, me parece sencillamente un horror.

Y la tercera condición es tan evidente como necesaria. Un masterando (qué palabra tan fea) debe pasar por el aula para poder hacer el rodaje imprescindible que se le va a exigir cuando salga al mercado laboral. Y prácticas profesionales no puede significar para los centros mano de obra barata (gratuita). Prácticas sin tutorización, observación de clases y evaluación no son prácticas. Son un puro trámite para rellenar el currículo.

12 comentarios:

Leonor Quintana dijo...

Interesante reflexión, Francisco, pero a mi me gustaría saber qué pasa con los que tenemos tropecientas horas de enseñanza y no hemos podido pagarnos un máster de esos...

Francamente, alucino cuando veo que son más caros que los doctorados!!!

eq dijo...

El primer punto lo comparto por entero contigo, y está directamente relacionado con el segundo. Todos conocemos los 3 (4 como máximo) másteres que merecen la pena, y la merecen por su profesorado que es el que, en definitiva, es responsable real de que el programa sea completo y actualizado. El 90% restante se alimenta, como tú bien dices, de profesores universitarios que no tienen ni idea de lo que se traen entre manos. No voy a dar nombres, pero hay una decena de másteres, que yo conozca, que son simple y llanamente una estafa.

Ahora bien, me has tocado una fibra sensible, y lo sabes. Esta lamentable situación no se debe a ninguna actividad "empresarial" sino todo lo contrario, se debe a que el amiguismo, el carné, la mediocridad burocrática, se han instalado en muchas universidades españolas. Esos "especialistas en ELE" dan clases en los másteres porque tienen que cubrir horas o por motivos similares...

Si la universidad española tuviera una política empresarial, habría un despido masivo de burócratas funcionarios. Ojalá la universidad actuara con criterios empresariales de excelencia y libre competencia. Verías cómo las cosas cambiaban.

TdSB dijo...

Hace algún tiempo hubiera dicho: ¿alguien sabe de alguien que haya suspendido un máster o sacado una nota mediocre en él? Ahora, más escética aún, creo que eso no tiene tanta importancia, porque tampoco nadie suspende un doctorado, y cum laude hemos visto todos que nos han aterrado.
El problema para mí es la inflación. O el consumismo, si queremos. Cuando los másteres estén tan devaluados como los doctorados, alguien con mucha vista inventará otra cosa que en vez de 3.000 cueste 5.000 euros. Y los pobres recién licenciados sentirán la obligación de gastárselos, y vivirán más tiempo con sus padres, y se endeudarán antes de encontrar trabajo, y tardarán mucho en encontrarlo, y no se podrán comprar una casa, y no tendrán hijos hasta muy tarde, cuando haya ya otra generación consumiendo otro producto que supuestamente acredita y facilita encontrar un trabajo.
A veces pienso que si trabajar así es tener suerte tuvimos mucha suerte los que ya vamos teniendo nuestros años. Yo estudié con becas del Montepío (de otra forma, no), acabé y encontré trabajo rápido, hice el doctorado por puro vicio y no me costó mucho mñas dinero que el de fotocopiar y encuadernar la tesis, y la consabida y ridícula comida con el tribunal.
Saludos desde este julio infvernal

Francisco Herrera dijo...

Los precios de los másters son muy bajos si se comparan con los de otras especialidades, pero terriblemente altos si tenemos en cuenta la salida profesional que ofrecen.

Hay más temas que tratar sobre esta cuestión. Por ejemplo de qué manera enfocan algunos profesores sus clases para llevar a cabo un trabajo personal obligando a sus alumnos a actividades farragosas e inadacuadas para un máster que luego usarán para sus propias tesis.

O la calidad de las ofertas en elearning, harina del mismo costal.
Espero que la gente se anime a contar sus experiencias (positivas y negativas), para que no se queden en los corrillos.

Mª Isabel González dijo...

Totalmente de acuerdo con todos. ¿qué más puedo decir? POr las razones que apunta Emilio -creo que tiene toda la razón- cuando terminé la carrera decidí no continuar con mis estudios -por un lado, no le veía mucho futuro y el panorama que había en mi departamento, mejor me ahorro el describirlo-.

En estos últimos tiempos me debato entre hacer un doctorado por puro vicio, como lo hizo Teresa, o hacer un máster. Pero, claro, en el caso de éste último no sé si me dará el dinero y tampoco sé si merecerá la pena. La formación es importante pero, no lo es menos, que tenga calidad. La sensación que te queda después de haber pagado por un curso del que no has sacado provecho es terrible.

Yo no hace mucho que terminé la carrera -hace sólo seis años- y durante la misma te das cuenta de que la mayoría de la gente está en la facultad porque hay que cumplir un trámite para entrar en el mercado laboral, lo mismo pasa con la formación de postgrado, que se convierte en una especie de huida hacia delante y en una receta mágica que te va a solucionar la vida. Lo triste viene cuando te das cuenta de que esto no es así y que tus condicones laborales no son mejores que las de otros. Es más, el exceso de formación puede ser un problema también -dicho por un investigador de astrofísica. Bueno, este es otro tema a discutir, la situación de los investigadores-.

En fin, yo no puedo hablaros de mi experiencia en formación de posgrado porque no la tengo -a veces, me veo aquejada por un complejo derivado de la fata de formación cuantificable en papel timbrado, sellado y firmado. Yo sigo el camino del autodidactismo por motivos económicos y personales-. En fin, espero que el que sí la tenga, se anime a explicarla. Aunque, me da la sensación de que va a ser bastante difícil que eso ocurra.

Bueno, en cualquier caso, no hay que perder la esperanza...

David Vidal dijo...

COmo es muy largo pa un comentario, yo lo escribo aquí: http://eleyefe.blogspot.com/

Manuel dijo...

Ya que ha salido el tema de los masters, ahí va mi propia experiencia. El año pasado empecé el master más antiguo que hay en la península apretándome mucho el cinturón y mordiéndome las uñas por la emoción de saber que entre tus profesores hay verdaderas eminencias. Lo del cinturón me duró, y todavía me dura, pero lo de los profesores no es tan puro como parece. Hay aspectos que prefiero no revelar abiertamente porque cada uno puede tener una percepción diferente de las cosas pero sí diré que con el paso de los meses me he dado cuenta de que el master me está siendo útil y de que, visto lo que circula por ahí en materia de másteres, el que estoy cursando es de trigo certificado, si se me entiende.
También, ya que hablamos del aspecto empresarial, hay algo que que no puedo ni quiero entender aunque sí admitir que tiene su lógica. Me explico. Una persona puede hacer un curso intensivo de formación de ELE en International House y tras ese curso se puede pasar directamente al postgrado de un master ELE sin tener que pasar por el certificado. Esto significaría que el master o postgrado tienen un mayor valor que el curso de IH pues lo podría englobar en su formación sin agotarlo. Hasta aquí todo bien. Lo que no entiendo es que una vez con tu master o postgrado bajo el brazo y experiencia docente no se te permita trabajar en un centro de IH si no has realizado los cursos de formación que ellos hacen. No sé si la situación continúa así, quizás Francisco lo pueda aclarar, pero me parece una incoherencia tener que pagar 1200 euros más después de haber pagado ya una burrada con un master solamente porque es exigencia de la casa.

Bueno, perdón por el rollo y si mis informaciones son erróneos con respecto a IH agradecería su corrección.

Francisco Herrera dijo...

Hola, Manuel: muchas gracias por comentarnos tu experiencia con el máster.

Aclaro lo de los cursos de formación de International House para que no haya confusión.

Primero, International House es un grupo de escuelas independientes que se agrupan bajo una marca de calidad de enseñanza. Tenemos nuestro propio sistema de evaluación y control de los programas educativos que ofrecemos, coordinado desde la central de Londres. No somos una universidad, así que no damos ningún tipo de enseñanza reglada, ni siquiera algo parecido a un máster.

Segundo, el curso de formación de profesores de español, como los que existen para inglés, es un programa que suma teoría y práctica de una manera muy eficaz. Por ejemplo, estos cursos son los primeros en España que ya trabajan directamente con portfolio para la evaluación de la actividad docente. Las escuelas de International House España que dan formación de profesores (Barcelona, Sevilla, Madrid y San Sebastián) tienen un acuerdo con la Universidad de Barcelona para que aquellos que hagan el curso IH tengan una convalidación en su máster. Nada más. No se puede comparar este curso con un programa oficial, es una cosa distinta. Ni mejor ni peor.

Tercero, de hecho, para mí, y después de haber contratado profesores que han hecho diferentes másters de ELE, es más fácil confiar una clase a alguien que sólo ha hecho el curso de IH, porque la preparación que se da ahí no la dan en la enseñanza universitaria. El secreto sobre todo está en una confluencia estupenda entre teoría y práctica, como he dicho antes. Habrá quien piense que digo esto porque dirijo un centro IH, pero puedo asegurar que es sólo cuestión de experiencia. ¿Cuántas clases observadas y evaluadas por tutores se dan en un máster?

Manuel dijo...

Gracias Francisco por la aclaración!
Bueno, sinceramente creo que he tenido una buena formación tanto teórica como práctica y con respecto a la evaluación que hicieron sobre mí solo puedo decir que durante tres semanas tuve como observadora y evaluadora (tutora) de mis clases a, en mi humilde opinión, una de las mejores profesoras de ELE que hay, autora de muchos manuales, que ha hecho multitud de conferencias y es conocida y reputada por todos (y creo que no me equivoco) los que conocen un poco el mundo ELE. No fue facil, te lo aseguro, saber que una eminencia así observa minuciosamnete tus clases y no le pasa nada desapercibido, pero aprendí y mucho.
Eso no significa que no pueda aprender cosas de los cursos de IH, que estoy convencido de que sí, y mucho, pero creo que aquellos que no hemos hecho el curso IH estamos tan bien capacitados (aunque tampoco se puede generalizar) para trabajar en IH. Puede que haya que adaptarse un poco a la metodología y al savoir faire que allí se aplica, pero no es misión imposible.

Además, sobre los portafolios para la evaluación de los profesores algo sé pues el tema de mi memoria trata precisamente sobre los portafolios, que también se utilizan en el master que hice.

No es mi intención, te lo aseguro, crear una disputa sino una discusión sobre este tema. Comprendo tu punto de vista pero no lo comparto al cien por cien.

laura dijo...

Comparto las preocupaciones de Manuel cien por cien. Si lo de los másteres es en el 90%, como dice eq, de vergüenza, las academias no le van a la zaga. Puede que tu escuela sea la excepción a la regla,Francisco, pero todos los que estamos en este mundillo sabemos cómo funcionan las cosas en España (aunque luego de vergüenza ajena y propia admitirlo) y es vox populi que nadie que no haya hecho el curso de la IH trabaja en IH. De acuerdo en que el curso puede ser fabuloso, pero que se convierta en un requisito es increíble. ¿Alguien con un máster y experiencia y prácticas observadas y un largo etcétera está menos capacitado que alguien que ha hecho un curso de la IH? La verdad es que muchas academias (IH no es un caso único) tienen esta política empresarial. Es vergonzoso. Y no hablemos de sueldos, que es para echarse a llorar.Y para esto tanto máster del universo.

Francisco Herrera dijo...

Estaremos de acuerdo en que cada empresa tiene derecho a seleccionar su personal como le apetezca y que con sus criterios puede hacer lo que le venga en gana, igual que los profesores eligen qué máster o qué curso de especialización hacer. Curiosamente nadie se molesta con ninguna universidad por no darle trabajo a los alumnos de sus másters ¿raro, no?

En cuanto a las condiciones laborales, animo a todo el mundo a que monte su propio centro de español y cuando hayan pasado un par de añitos, que venga aquí (si todavía estamos) y nos cuente su versión de los hechos.

Anónimo dijo...

Vuestros valiosos comentarios, me están haciendo reflexionar muchísimo sobre mi intención de realizar el Master oficial de Linguística Aplicada a la enseñanza del español como lengua extranjera de la Universidad Antonio Nebrija.

Este máster posee una modalidad semiintensiva, conocida por un nuevo concepto de enseñanza blended learning, en el que se combina la enseñanza presencial durante los meses de enero y julio y la enseñanaza virtual, forma en que se realiza el resto del curso acádemico .

Personalemente,siempre me ha gustado tener al profesor delante para compartir mis dudas y reflexiones. Y esta nueva modalidad me frena por no conocer nada acerca de ella. No tengo ninguna referencia sobre el máster, excepto la publicidad que realizan muchos buscadores. Y la misma universidad.

Tal y como comentais, significará un gran esfuerzo económico para mí si decido hacerlo. No obstante, cuando ves que existen los másters que comentais de la UB, de gran reconocimiento por ser de los pioneros de la península, con una modalidad presencial de aproximadamente dos años...
Me invaden las dudas.
En primer lugar porque no me puedo permitir estar sin trabajar un año o dos.

Por este motivo pensé que esta nueva modalidad que ofrece la UNIVERSIDAD DE NEBRIJA podría darme más libertad. No obstante, me pregunto sobre la eficacia de la metodología virtual de esta disciplina.

Agradezco cualquier comentario o recomendación que podais aportar sobre este tema. Y por supuesto vuestros comentarios sobre el Master de la Universidad de Nebrija me serán de gran utilidad. Aunque no lo conozcais, como profesionales de la enseñanza de ELE ruego vuestra opinión sobre la eficacia de un master de este tipo.

Agradecida de antemano,

Muchas gracias,