El patio de vecinos ELE

Los que estén acostumbrados a pasarse por foros y blogs (o los que simplemente enciendan su televisor) saben de la inmisericorde tendencia patria a despellejar al próximo por cualquier nadería. Hay quien piensa que esa facilidad para la lapidación pública es una novedad, como si alguna vez hubiéramos sido mejores, más éticos y más solidadarios. En cualquier caso lo que está ocurriendo en los corrillos digitales de ELE empieza a parecerse a un safari de pacotilla o a esas barracas de feria en las que hay que tirar tartas a la cara del payaso. En ELE que ELE ya han dado la voz de alarma. Recapitulando, primero fue la polémica en la lista de correos FORMESPA sobre las condiciones laborales del profesor de español y el intento de hacer bajar al ring a su moderador, Agustín Yagüe. El segundo espectáculo en los últimos días ha sido en el blog del Encuentro Práctico Difusión-IH de Barcelona, donde los cibertalibanes han tomado como rehén a otro Agustín, esta vez Garmendia, a cuenta de ciertas actividades en el manual Aula. Las dos ocasiones tienen mucho en común: descalificaciones personales, argumentos torticeros, insultos anónimos y la sensación de que se puede destrozar sin más la labor de un profesional (de dos, en este caso) sin que nadie tenga que explicar sus razones. En algunos casos se plantea la posibilidad de censurar o "reconducir" la conversación, pero está claro que esa no es la salida. El medio en el que trabajamos tiene estos efectos secundarios. La única solución que veo es aumentar la calidad de las intervenciones, ningunear al energúmeno y seguir trabajando por compartir las iniciativas. Y por supuesto dar las gracias a los dos Agustines por no haber mandado todo a paseo (o más allá).

5 comentarios:

profe dijo...

Estoy de acuerdo contigo, Francisco, fallan las formas y así se descalifican los contenidos.

De todos modos, hay que reconocer que la red se está convirtiendo en una fuente de información mucho más rica y compleja de lo que se podía esperar de ella no hace mucho tiempo.

La participación de los internautas -bienintencionada o torticera- trae consigo un discurso que no es nuevo, como dices, pero que antes no disponía de plataforma pública. Que es casi como decir que no existía.

En mi opinión, es bueno para todos que salga a la luz y quede constancia de él. Demos crédito al lector de a pie y al institucional para que saque sus propias conclusiones de cómo anda el patio de ELE.

Por eso, debemos felicitar a Formespa y al blog del Encuetro Práctico Difusión-Ih de Barcelona. Están abriendo canales de comunicación y demostrando, a la vez, una actitud valiente y honesta en su gestión.

profe dijo...

No sé que he hecho con mis cuentas de blogger (la versión beta me mata), pero quien firma el anterior comentario es longrey y aprovecho ahora también para mandaros un saludo.

koldo martinez dijo...

Yo tampoco me hago responsable ni partícipe de ciertos comentarios.

He sido uno de los profesores que han intervenido en el blog de Agustín Garmendia para criticar algunos contenidos de AULA, pero lo he hecho siempre desde el respeto profesional, la ilustración de la crítica con ejemplos concretos y mi identificación personal.

La mayoría de los intervinientes que han hecho críticas análogas las han realizado en parecidos términos, es decir, identificándose y hablando de ejemplos concretos, no vaguedades, por lo que el calificativo de "cibertalibanes" no sólo me sorprende, sino que si toma exactamente el tono insultante al que dices oponerte.

Que un profesor que se identica señale, con página y actividad concreta, los contenidos de AULA que lo convierten en una cantera de estereotipos debería ser considerado como un favor por la propia editorial, porque en la mejor de las interpretaciones, estamos dándole un "feedback" directo, y en la más malpensada, haciendo el trabajo que ellos no han realizado.

Aquellos a los que denominas "cibertalibanes" no hemos descalificado al material completo sino ejemplos que, por su reiteración, invalidan buena parte de la obra. Podrías seguir nuestro “infausto” ejemplo y también citar a aquellos profesores cuyo comportamiento te parece reprobable, dejándonos al resto a parte.

O igual el problema no es el tono ni la forma, si no que se hagan críticas fundamentadas a Aula, o Agustín Garmendia, o a esta u otra editorial. Como lector habitual de tu blog – del que sólo puedo hablar maravillas – me ha sorprendido que en tu criterio, por lo general muy acertado, no hayas discriminado a aquellos que igual hablan de libros que de patatas, o aquellos otros profesores que hemos aportado nuestra opinión mesurada sobre ciertos aspectos de un material concreto.

koldoazpicueta@gmail.com

Francisco Herrera dijo...

Estimado Koldo:

quiero aclarar que no me parece mal que haya una polémica y que se exprese el desacuerdo o el enfrentamiento directo de varias posturas. Sí que me desagradan los comentarios anónimos y a eso me refería con lo de "cibertalibanes" (que es lo que en el mundillo de los blogs se conoce como trolls). La crítica con argumentos y pruebas concretas, como la que tú mismo haces, me parece estupenda. Y estoy seguro de que a cualquier creador de materiales (que quiera seguir siéndolo) le parecerá así también. Creo que no es difícil encontrar el límite entre la crítica y la descalificación. Y por supuesto mi comentario quería estar en el primer grupo y no en el segundo. Lástima que el culebrón siga en FORMESPA.

NOTA.- No pienso que sea muy importante aclararlo, pero yo por mi parte y hasta el momento no tengo ninguna relación ni empresarial ni de ningún otro tipo con la editorial que ha publicado Aula.

gus dijo...

Gracias, Francisco, por tu entrada "El patio de vecinos ELE". Coincido ciertamente, y así lo han expresado también otras personas (en público y en privado), en que demasiados de los mensajes recientes de Formespa contenían un tono agresivo, impropio de una comunidad de diálogo.

Deseo sinceramente que el “patio de vecinos” –el de Formespa u otros- no se asemeje a un “Aquí no hay quien viva”, pues el papel de Juan Cuesta es de lo más desagradable…

Tenemos todos muchas cosas en común: abundar en las diferencias con mensajes crispados no parece tener demasiado sentido: hasta ahora no salido de ellos nada constructivo.

Con todo, no es menos cierto que estos mensajes son sólo unos pocos de entre los que circulan en la lista. La comunidad docente de Formespa sigue siendo estupenda, generosa y muy rigurosa en lo profesional. Y en efecto, nuevas intervenciones de calidad y nuevos medios para compartir iniciativas serán sin duda la mejor alternativa.

Gracias de nuevo.