Pedagogía antipanfletaria (y III)

Ahora, sí. Con esta entrada, termino el repaso al famoso panfleto que tanto revuelo sigue creando entre profesionales de la enseñanza. Me quedaban por comentar aquellos puntos en los que sí que estoy de acuerdo con el autor. Aquí os los dejo:

Si los padres no han cumplido con su obligación, es imposible que el profesor cumpla con la suya (pág. 70).

Nunca se entiende mejor una cosa que cuando se esfuerza uno en explicarla a otra persona (pág. 77).

El profesor que sigue aprendiendo tiene más capacidad para ponerse en el lugar de los estudiantes, porque sigue siendo un estudiante (pág. 88).

2 comentarios:

ASPE dijo...

Uf..., nada nuevo, pero es un gran alivio ver que estás de acuerdo en ciertos puntos porque me interesa tu opinión!!!

José dijo...

Cito: "El profesor que sigue aprendiendo tiene más capacidad para ponerse en el lugar de los estudiantes, porque sigue siendo un estudiante (pág. 88)."
Una gran parte de orientadores son maestros que han seguido estudiando -y por lo tanto aprendiendo-, han realizado una licenciatura mientras ejercían (y muchos como yo en 2º de ESO del tipo comentado en otros posts), se han preparado una oposición (en la que suelen dejar el 50% de las plazas desiertas)y la han superado. No es muy raro que estas personas se hayan formado en actividades de los CPRs o CEPs, y se han sentido estudiantes, de la manera que dice el autor del panfleto.
Por fin se incorporan a los Institutos y se encuentran con que son poco menos que apestados y sociatas. Esa, al menos, es mi situación.