Twitter: ya somos mayorcitos para esto ¿no?

A estas alturas del partido imagino que todo el mundo ya habrá oído (o visitado) Twitter, la última moda de la web social. En pocas palabras podemos decir que Twitter es un blog con filosofía SMS-Messenger. La idea es ir subiendo pequeños mensajes en los que avisas a tus lectores de qué estás haciendo en ese momento. Al mismo tiempo puedes leer lo que tus amigos van escribiendo también. La primera reacción es ¿y para qué sirve esto? A mí no se me ocurre una respuesta lógica o mínimamente inteligente, pero el éxito ha sido tal que es difícil escapar a la tentación de probarlo... y cuando lo pruebas, ya has caido. Twitter es adictivo y a la vez algo sonrojante. A mí me parece que es como un blog en su expresión mínima, un monumento a la egolatría y la curiosidad ligeramente malsana. Será por eso que me gusta. Lo que no sé es si estamos llegando a un punto sin retorno en la web 2.0, algo así como la decadencia de la red colaborativa. En cualquier caso, nos vemos aquí. O no.

4 comentarios:

el blog de Lola dijo...

qué miedo

Felipe Zayas dijo...

¡Ufff! No me va nada. ¿O sí?

Francisco Herrera dijo...

Es curiosa la reacción que tenemos, sobre todo los inmigrantes digitales, ante Twitter, ese amor/odio que Enrique Dans ha reflejado tan bien en su columnda de Libertad Digital.

En cualquier caso, como experimento es muy curioso: el resultado lo veremos en breve. Si Twitter es un bluff, la verdad, se lo han montado muy bien.

Leonor Quintana dijo...

Qué pena de uso de herramientas tan poderosas!

Dejé de ver la TV más o menos cuando había programas como "Gran Hermano"... ¿Me dejarán de lado también en la Web 2.0?

Sé muy bien que soy sólo polvo, pero "polvo enamorado" que decía el poeta... Enamorado de la vida, del amor, del bien, del progreso, de la lucha individual y colectiva por mejorar...

Saludos de un "gusano".