Por y para de la tecnología en el aula

A menudo los participantes de encuentros, seminarios y talleres sobre tecnología y educación (se) preguntan por qué deben ¿perder? el tiempo en adquirir unas competencias digitales que hace pocos años ni se planteaban en el horizonte educativo. ¿Acaso no aprendían antes los estudiantes sin abrir un blog, ni grabar un podcast, ni escribir un wiki? Por mi experiencia no vale la pena enredarse en una confrontación con un discurso que niega la realidad por el antiquísimo método de la cabeza del avestruz. Lo que yo expongo en esas ocasiones es mi propia experiencia que se basa en objetivos y no en causas. Me explico. Cuando planteo una actividad que exige el uso de tecnología me impongo tres reglas básicas:

NO usar la tecnología para hacer algo que ya estás haciendo MAL en su versión analógica. Con esto me refiero a programaciones ceñidas a actividades de repetición, reproducción y otros usos mecánicos y descontextualizados de práctica lingüistica, generalmente muy limitados al focus on form. Cedés y deuvedés de machaque, páginas web de rellenahuecos, webquests, ejercicios tipo hot potatoes y otras lindezas de drill and kill.

NO usar la tecnología para hacer algo que ya estás haciendo BIEN en su versión analógica. Aquí tendrían cabida todas aquellas tareas que realmente nos llevan a un aprendizaje significativo, cooperativo, estratégico y que siguen un modelo de constucción social del conocimiento. Pero nos empeñamos por esnobismo, imposición curricular o simple novelería en hacerlas más complicadas gracias a la tecnología. Aquí incluyo actividades del tipo "preséntate en Twitter a tu compañero de al lado" o "subamos al blog las fotocopias del texto que vamos a comentar hoy en clase".

SÍ hay que usar la tecnología para hacer MEJOR algo que ya estamos haciendo BIEN en su versión analógica. Lógicamente ésta es la parte más difícil, porque nunca es fácil mejorar algo que ya funciona. En mi opinión el único valor extra que ofrece la tecnología reside en su capacidad para conectar (Siemes dixit). Con la web colaborativa podemos sacar los contenidos del aula y llevarlos a la vida real digital, algo que siempre fue el sueño de todo teórico del enfoque comunicativo y que sólo ahora en la blogosfera, la podcastfera y las redes sociales tiene lugar. Dejar un comentario en un blog, modificar una entrada en Wikipedia, grabar un podcast sobre el último viaje que ha hecho el aprendiente, ésas sí son tareas reales para un mundo real, actos comunicativos inmersos en la gran conversación.

7 comentarios:

Victoria dijo...

Hola Francisco:
Me gusta como lo has expuesto. Ante todo sensatez.
La tecnología en el ámbito de la educación debe partir de necesidades de la personas.
Yo propondría un "focus on learning" vs. "focus on tools" Sobre eso se habló también en el Educamp. Ya lo comentaré en Nodosele.

Francisco Herrera dijo...

Sí, se habla de esto, tanto para la clase presencial como para el aula digital, pero los resultados son otros en una porcentaje demasiado alto.

ibilbidea dijo...

Me ha gustado mucho tu reflexión, Francisco, pues creo que ofreces un planteamiento muy sensato de cuál debería ser el unos de las TICs en el aula. Estoy totalmente de acuerdo contigo en que la red es "la vida real digital" y, como profesores, podemos encontrar en ella otro espacio de comunicación en el que nuestros alumnos (y nosotros mismos) sigan (sigamos) aprendiendo más allá de las fronteras del aula.

Muchas gracias por tu reflexión, ha sido un desayuno intelectual delicioso.

Agur!

Francisco Herrera dijo...

La verdad es que es muy fácil caer en un uso ridículo de la tecnología, pero ahí está Potâchov para poner el dedo en llaga. Ya lo dice el maestro: "qué lío eso de innovar".

Emilio Quintana dijo...

Pues yo lamento disentir. Francisco viene enjaretando en las últimas semanas unas cuantas entradas espléndidas sobre podcasting, pero esta última me parece de perogrullo. No sé, hace un par de años hubiera tenido algún sentido, pero que hoy por hoy sigamos discutiendo estas cosas no me parece realista. A veces la "sensatez" es tanta que el discurso se queda vacío. Este tema simplemente está fuera de agenda. El que quiera vivir su tiempo que lo viva, y el que no, a su bola, que ya le pasará el tsunami por encima.

No me meteré en lo del "focus on form" porque supongo que se trata de un despiste. La Atención a la Forma supuso en su momento una rectificación sutil y acertada del método comunicativo, de alto valor significativo para la enseñanza de la gramática. Está en la base de toda la sección gramatical de "El Ventilador" y de buena parte de la GBEE.

Por lo demás, el post que anuncia Victoria promete, desde luego. Y en cuanto a Potachov, esperamos impacientes que lance el I Premio Leonardo Dantés a la Innovación Educativa (al que pienso presentarme). En Holanda estamos preparando una exposición de sus dibujos "epocale", que dicen los italianos...

Francisco Herrera dijo...

Me alegra ver que alguien disiente, que así la cosa se anima. Pero aunque parezca mentira estas cosas hay que decirlas ahora igual que hace dos años porque el panorama no ha cambiado tanto. Sólo hay que ver lo que se vende por ahí como innovación tecnológica y ya me dirás. Todavía hay quien piensa que nuevas tecnologías es eso del powerpoint y para de contar.

Lo del focus on form no es un despiste. Y tampoco es un varapalo al enfoque. Simplemente la cosa no va con la tecnología 2.0, al menos en los intentos que se han visto hasta el momento. Además ¿no me estarás comparando el trabajo de fondo de la Gramática Básica con los clásicos rellenahuecos?

Y si este post no te gusta, espera a ver el siguiente sobre evaluación. Afila el cuchillo.

Julieta Sueldo Boedo dijo...

Hola Francisco:
Estoy totalmente de acuerdo con vos, considero que las TICs nos ofrecen recursos excelentes para la enseñanza de ELE, principalmente en lo que llamaste "la vida real digital". Sin embargo, todavía no los explotamos como deberíamos, ya que muchas veces cambiamos de medio o de soporte, pero seguimos aplicando las mismas actividades tradicionales. En lugar de la cinta cassete, usamos un video de youtube... ¿Pero realmente innovamos en cuanto a su aprovechamiento en el aula? Esto ya es otro tema, ¿no?
Un placer leerte.
Saludos desde Brasil!