Nuevo plan curricular del Instituto Cervantes

Ayer, a pesar de que media España estaba bajo la nieve, tuvimos reunión de la junta directiva de FEDELE, con el aliciente de que se celebró en Alcalá, 49, la nueva sede oficial del Instituto Cervantes. Apenas tuve tiempo de ver las instalaciones porque llegué con el tiempo justo, pero una vez mediada la reunión tuvimos la visita de César Antonio Molina que, como niño con juguete nuevo, nos invitó a dar una vuelta por el edificio. Simplemente espectacular. Está claro que este gobierno ha apostado fuerte por el Instituto Cervantes. Que sea para bien.

En cualquier caso, además de visitar la ya famosa cámara acorazada, ahora reconvertida en la caja de las letras, al final de la reunión nos obsequiaron con un ejemplar del nuevo Plan curricular de la casa. En el AVE de vuelta, le estuve echando un vistazo y casi me mareé con tantos descriptores y tanta nieve por las llanuras de La Mancha. Está claro que estos niveles de referencia darán mucho que hablar. Pero por el momento a mí me han dejado mudo.

10 comentarios:

longrey dijo...

¿Mudo por las buenas o por las malas? Especifica un poco, Francisco, a ver si me lo voy a comprar y luego...

eq dijo...

¿Cuántos sois en la Junta Directiva? ¿A uno por barba?

Leonor Quintana dijo...

Ja,ja,ni que longrey y EQ me leyeran el pensamiento!!!
Sinceramente, nos das envidia Francisco!
Se que soy un bicho raro - a mi edad, tampoco me importa demasiado- pero siempre me parecio ilogico que las mismas personas hiciesen regalos carisimos en las bodas de los vastagos de la grandes familias y baratijas a los contrayentes de humilde origen... Segun mi logica, deberia suceder exactamente lo contrario!!!
Con cari;o sincero.

Francisco Herrera dijo...

Precisiones:

1.- En la junta de FEDELE somos diez personas y todos dirigimos centros acreditados por el Instituto Cervantes, al que pagamos un canon anual de más de mil euros y del que pasamos inspecciones cada dos años (que también salen de nuestro bolsillo directamente).

2.- Promocionamos la marca del Instituto Cervantes en todas nuestras acciones publicitarias (folletos, web, cartelería...) y a través de nuestros centros examinadores DELE, que ya atienden en España a casi el 40% de las personas que se examinan de esta prueba.

3.- Todos los centros acreditados (no sólo los de la junta directiva) recibirán un ejemplar de este plan, entre otras cosas porque cuando pasemos la inspección los responsables nos exigirán que en nuestro proyectos curriculares se vean reflejados estos niveles de referencia. Todo esto no debe extrañar a nadie porque la sede central también enviará, si no lo ha hecho ya, ejemplares a todos los IC del mundo. La tendencia es a equiparar, hasta cierto punto, a los centros Cervantes con los centros acreditados.

4.- Ojalá fuera un vástago de noble familia, pero por el momento, como no me nombren Archiduque de La Janda, nada de nada.

5.- Me quedé mudo por la gran calidad del trabajo que se ha llevado a cabo y por el esfuerzo que nos espera a los centros para digerirlo y llevarlo al aula. Temor y temblor a partes iguales, parafraseando malamente a Kierkegaard.

6.- La colaboración entre los centros FEDELE y el Instituto Cervantes tiende cada vez más a estrecharse, algo lógico si se tiene en cuenta que llevamos el marchamo de "acreditados por..". Un ejemplo: en los próximos meses vamos a ir sacando un programa de formación de profesores FEDELE-IC. Contaré más de esto cuando tengamos contenidos más detallados.

EQ dijo...

Si es verdad que la primera edición ha sido de 500 ejemplares, tendrán ya preparada la segunda. En todo caso, lo más sensato sería colgar el documento en internet lo antes posible.

Este lunes empezamos a diseñar el calendario de adaptación del nuevo PCIC en el Cervantes de Utrecht.

El nuevo Plan no es perfecto, pero es muy bueno. Desarrolla los descriptores de las competencias generales del Marco, cambia la progresión horizontal del aprendizaje (el famoso cono invertido), etc...

Habrá tiempo de hablar de él. Hasta el curso 2008-2009 no está previsto que esté funcionando en todos los Centros del I. C.

Leonor Quintana dijo...

Espero no haber resultado impertinente, Francisco. (Ya te he dicho que me dabas un poco de envidia...;-)
Por lo que decís EQ y tú parece que realmente merece la pena y se agradece la información!
Parece que se ha armado un poco de revuelo por haberse editado en una editorial de ele concreta, pero sinceramente yo casi me alegro de que se comercialice y esté disponible para todos los interesados y no sea un documento para uso interno del IC y centros asociados.
Un cordial saludo.

Francisco Herrera dijo...

Totalmente de acuerdo en que el documento debería tener una edición digital gratuita en PDF y una edición en papel de lujo para los que quieran ahorrarse imprimir tantas páginas. A lo mejor eso es lo que hace el Cervantes en el futuro (ojalá).

Leonor, tú nunca eres impertinente, si acaso yo fui un poco exagerado con las precisiones (¡excesivamente precisas!).

PAPOTISUSA dijo...

Lo del IC es absurdo. A quien se le ocurre hacer un Plan Curricular de 2000 paginas? El problema es que esta gente no tiene idea - curioso, no?- de lo que es la enseñanza del español en er mundo de ahi fuera...se gastan dinero y mas dinero para nada.

Francisco Herrera dijo...

Lo del tamaño del plan curricular no debería ser un problema. Cuanto más extenso mejor cubre las necesidades de los enseñantes.

El Instituto Cervantes parece estar, a veces, metido en una burbuja de funcionarios y diplomáticos, pero en comparación con otros servicios de la administración (central, autonómica, local, la que más te guste) es una entidad que funciona. Lo que pasa es que hay que entender cuál es su posición.

Que se haya conseguido que el español sea la primera lengua en aportar un sistema de descriptores tan amplio para su aprendizaje me parece un gran paso adelante. Pero no se puede pensar que esa es la solución para todos los casos que se puede encontrar un profesor en el aula.

Zaide Ángel Lorenzo dijo...

La única ligera pega es que, con un plan curricular así, cuando el que lo haya empezado a leer siendo aspirante a profesor (y haya tenido que pedir un préstamo para comprarlo, porque todavía no trabaja) consiga acabarlo, se encontrará con dos pequeños problemas:

a) que ya no se acordará del principio. Por tanto, estará casi igual que cuando empezó a leerlo.

b) Que ya le tocará jubilarse, por lo cual a ver si le nombran emérito para poder poner en práctica todo lo que recuerde de lo que ha leído.

Por eso, a otras instituciones equiparables al Cervantes (el British Council o el Instituto Goethe), mucho más prácticas, no se les ha ocurrido nada parecido. Por lo demás, muy bien.