Las ventajas de hacer un blog (¿o era un vlog?)

Generalmente soy reacio a poner vídeos en este blog, quizá porque YouTube se están convirtiendo en la biblioteca de auxilio para bloggers afectados de flojera crónica. Hay casos muy honrosos como los de Popemas de David y Emilio, excepción que confirma la regla. Pero esta vez no he podido resistir la tentación y me apropio de un vídeo de Gorka J. Palacio, catedrático de Tecnologías de la Información de la Universidad del País Vasco en el que se nos catequiza sobre el uso de los blogs:



Para quienes no le hayan seguido la pista, Gorka J. Palacio ha desarrollado su trabajo en la web 2.0 en diferentes proyectos, todos muy recomendables. Aquí os dejo algunos: Eduvlogs (centrado en el videoblogging, fenómeno del que quiero escribir en un post más adelante), Viaje a Bloggerlandia o Weblearner.

3 comentarios:

Mª Isabel González dijo...

Es estupendo, Francisco :)!! Yo no sé si me atrevería con un vlog por mi naturaleza tímida, ya me costó un poquito lanzarme a escribir...:)Pero luego se ha convertido en un vicio ;).
Un abrazo :)

eq dijo...

Gorka J. Palacio es un maestro y su trabajo con eduvlogs es un ejemplo a seguir. Pero me parece que has colgado una de sus entradas más flojas, la verdad. ¿A ti te gusta?

Los libros que propone no me parece que estén bien elegidos y son poco estimulantes. Más parece una prueba técnica que un vlogpost en serio, ¿no?

Firmado: un flojero crónico bastante tiquismiquis

Francisco Herrera dijo...

La verdad, elegí este vídeo sólo como ejemplo de su trabajo, no me puse a comparar con otras muestras de su vlogueo. De todos modos, para eso he dejado los enlaces, para que la gente pueda decidir por sí misma.

Otra razón: como soy un inmigrante digital, el hecho de que repase bibliografía en papel sobre el fenómeno de los blogs me pareció interesante.

Yo tampoco he hecho nunca videoblogging, pero me imagino que es cuestión de perder el miedo. Estoy pensando en hacer algo con el vídeo que tenemos del encuentro de Sevilla, pero me da pereza pelearme con el Pinacle.

Emilio, si tú eres un ejemplo de flojero, que me devuelvan el precio de la entrada.