Web dos punto (con noventa y nueve)

Mientras los blogfesores discutimos, pataleamos y nos tiramos los trastos (digitales, eso sí) a la cabeza, la red se nos dispara y, otra vez, se nos escapa de las manos. Ahora resulta que se nos avecina la... web 3.0. Ya me lo advirtió hace poco Victoria Castrillejo, pero yo, que soy persona conservadora, le he tomado cariño a lo de ELE 2.0 y, por el momento, así me voy a quedar. No digo yo que igual mañana me lío la manta y hasta me abro una cuenta de Twitter, la aplicación que todo el mundo tilda de estúpida, pero a la que nadie deja de mirar con el rabillo del ojo (no sé por qué me recuerda al efecto Tamagochi). Bueno, si el problema es que no sabes qué es la web 3.0, pues lo mejor es que acudas a la biblia digital conocida como O'Reilly Radar y encontrarás la siguiente definición/predicción por cortesía de Nat Torkington. Dejo aquí, a modo de perla, sólo el colofón:

2022: The last Semantic Web researcher announces a Sudoku solver that operates on RDF-expressed puzzles. The failure of the last functioning laptop (a milspec Pentium from 2008) is all that prevents the arrival of Web 3.0.

Bromas aparte, espero que la requetenueva web no se parezca a esto.

Nota muy al margen: los de Odeo en vez de destrozarnos los nervios con la twittermanía podrían dedicarse a arreglar su alojamiento para podcasts.

11 comentarios:

maría páez dijo...

Jajaja, me ha hecho gracia lo del mapa de Twitter. A mí esta aplicación me suena a "sal por la ventana del patio y grítale a la vecina lo que andas haciendo". Además es una lluvia de publicidad. De todos modos, no puedo decir de este agua no beberé que puede ser la semilla de algo mayor en el futuro.
Dejo aquí un artículo del San Francisco Chronicle que leí sobre Twitter, aunque me imagino que ya te lo habrás encontrado:
http://sfgate.com/cgi-bin/article.cgi?f=/c/a/2007/03/19/BUG31OM9RN18.DTL
Un saludo que nunca se sabe si nos veremos 'twittereando'.
Respecto al comentario de Odeo, ¿te está dando algún problemilla?

Francisco Herrera dijo...

Yo tampoco digo lo del agua, que al final acaba uno ahogándose. Por cierto, María, enhorabuena por el último podcast, lo he estado escuchando por encima y me lo acabo de descargar para escucharlo mañana completo con más tranquilidad. A ver si nos vamos animando y la podcastfera ELE se hace más grande.

Francisco Herrera dijo...

Y sí que noto Odeo más lento. Además me da problemas a la hora de realizar talleres de podcasting con profesores, porque ya no permite subir audios a las nuevas suscripciones (sólo a las antiguas).

eq dijo...

A mí no me pilla el toro, que ya tengo preparada la versión 3.0 de Makel.ELE

Superele dijo...

Con esto de las peleas de los blogprofesores me he acordado de una canción antigua de Alive: "Discusiones bizantinas"

Francisco Herrera dijo...

Como SuperEle siga dando la matraca con tecnopetardadas le voy a mandar al Profesor Tostón a que le cante todo el repertorio de la nueva trova cubana.

maría páez dijo...

¡Ah vale! Gracias por lo de las nuevas cuentas porque justo el otro día abrí una nueva con un compañero que quería empezar y tampoco dejaba, yo pensaba que sería un problema temporal pero ya veo. Pues habrá que ponerse a descubrir nuevos alojamientos para los podcasts :)

Felicidades a ti también que ya estoy suscrita y los voy escuchando.

superele dijo...

Uf, lo de la trova cubana ha sido un golpe bajo. Menos mal que tengo ya preparada una antología de tontipop latinoamericano de efectos letales.

Tostón, ven con tu guitarra de palo. Te espero en stripgenerator con el vocoder.

eq dijo...

Odeo nunca ha ido muy bien, pero como dice Francisco la cosa está chunga para los que se abrieron cuenta después de la compra de google.

Por suerte, tengo una cuenta de las antiguas y me apaño. Ojalá lo arreglen porque a mí me gusta el planteamiento de odeo.

Francisco Herrera dijo...

¿Google ha comprado Odeo? ¿o yo he entendido mal el mensaje anterior?

eq dijo...

No, es un acto reflejo que tengo. Siempre que algo que iba bien empieza a funcionar mal, lo primero que pienso es que lo ha comprado google. Llámalo "efecto writely".